Rise of the Tomb Raider

Rise of the Tomb Raider

Lara Croft se hace más fuerte en la secuela de Tomb Raider

Rise of the Tomb Raider tiene una jugabilidad excelente, gráficamente es fantástico y ofrece una historia bien desarrollada de principio a fin. Sin embargo, desaparece uno de los puntos más fuertes del anterior Tomb Raider: una evolución del personaje más profunda. Ver descripción completa

PROS

  • Más grande en jugabilidad y combate
  • Gráficos excelentes
  • Más personalizable

CONTRAS

  • No superará tus expectativas

Excelente
9

Rise of the Tomb Raider tiene una jugabilidad excelente, gráficamente es fantástico y ofrece una historia bien desarrollada de principio a fin. Sin embargo, desaparece uno de los puntos más fuertes del anterior Tomb Raider: una evolución del personaje más profunda.

No es mediocre, solo que no es un perfecto. Lara Croft vuelve más sabia, se dan a conocer detalles de su padre, aparece una misteriosa orden y, además, tenemos que explorar unas tumbas con un detalle gráfico impresionante.

La historia de una búsqueda vital

Rise of the Tomb Raider comienza de una forma que recuerda a Uncharted 2. Alternando pasado y presente para presentar la historia, pronto averiguas que Lara está buscando limpiar el nombre de su padre siguiendo su pasos en una búsqueda que algunos tacharon de patraña. Con la ayuda de uno de los pocos supervivientes de la anterior aventura, Lara descubrirá una orden llamada Trinidad que controla el mundo desde las sombras y que busca exactamente lo mismo que el padre de Lara. Lo que parece ser un elemento capaz de obrar milagros y dar la inmortalidad.

No se puede negar que Eidos ha trabajado bien los pilares de la historia y algunos de sus personajes, especialmente los malvados del juego. Eso sí, inspirados por otros juegos como el citado Uncharted, pero también por Assassin’s Creed, y es que es inevitable comparar a la Trinidad con los Templarios.

Sin embargo en Rise of the Tomb Raider se cumple la máxima de no poder superar a su predecesora. Uno de los apartados más apasionantes del primer juego era vivir junto a Lara cómo se transformaba poco a poco, debido a las circunstancias, en la aventurera que todos conocemos. Esa experiencia se pierde en esta segunda entrega que es mucho más convencional.

Jugabilidad ampliada y mejorada

Si bien, la historia deja con ganas de más (probablemente porque la primera entrega es excelente en cuanto a guion) la jugabilidad es otra historia. Ampliada, mejorada y con una estrella: el combate.

El primer juego ofrecía un buen desafío en cuanto a combates, pero se queda pobre comparado con Rise of the Tomb Raider. Los desarrolladores han tenido en cuenta que ahora no te persiguen una panda de náufragos en una isla como en el primer juego, ahora son mercenarios bien entrenados y esto se aprecia en la mejora de IA, puntería y tácticas de los enemigos que consiguen que cada combate sea más duro de lo que crees y que tengas que usar todo tu arsenal disponible.

Como en todo Tomb Raider, hay un gran componente de exploración, con nuevos utensilios a tu disposición como el piolet con cuerda que te permite llegar a sitios insospechados. También tenemos armas u munición personalizable y para alargar el juego la posibilidad de jugar misiones secundarias.

Por último, ahora los recursos que encontrarás a lo largo del juego pasan de ser una simple moneda para conseguir armas o desbloqueos a ser esenciales para fabricar munición de todo tipo y que harán mucho más fácil tu aventura

Rise of the Tomb Raider es gráficamente un excelente juego. Si bien cambia con respecto al primer Tomb Raider, donde apostaba por un tono neutro y oscuro para incrementar el dramatismo de una superviviente viviendo una aventura extrema, en este juego se ha optado por combinar entornos abiertos y naturales con ruinas del periodo románico que son más opresivas y con poca luz. La combinación entre ambos entornos consiguen que te sientas como auténticos “Tomb Raider”. Además, con los últimos efectos visuales aplicados a la versión de PC, te encuentras con una versión que supera ampliamente a cualquier otra versión del juego

Sonoramente hay que destacar la ambientación. Al aire libre, la naturaleza es protagonista con el sonido del viento y los ruidos de la naturaleza como el crujido de una rama a lo lejos. Pero cuando entras en un lugar cerrado el silencio y la opresión del lugar son protagonistas totales, así como el eco de los objetos cayendo o de los enemigos hablando.

Rise of the Tomb Raider es un gran juego pero aún quería más

Rise of the Tomb Raider es un gran juego que lo tiene casi todo: jugabilidad, gráficos y sonido. Pero no supera a su predecesor. La narrativa intensa del primer juego y el ponernos en la piel de alguien que intenta sobrevivir era demasiado desafío para este Rise of the Tomb Raider que, aun así, cumple con nota la sensación de ser un asaltador de tumbas. Más grande, mejor jugabilidad pero, como en el cine, con un guion menos intenso que su predecesor.

Rise of the Tomb Raider

Descargar

Rise of the Tomb Raider